Dedicatoria

En todas las familias siempre existe una persona que suele interesarse en todas las cosas del pasado de sus parientes. Es tan curiosa que a veces recibe reprimenda por ser tan preguntona, sobre todo en el pasado, cuando los jóvenes no se les permitía participar en la conversación de los mayores, aquella época en que se decía que "los muchachos hablan cuando las gallinas …….."

En la familia Arthur existió nuestra Tía Elvira, preguntona, acuciosa y una fuente de información inagotable.

Ella nos ayudó extraordinariamente en las informaciones de estos apuntes genealógicos. Nos contó anécdotas, nos habló de tradiciones familiares de nuestros más lejanos antepasados y con muy pocos errores de fechas, hemos podido comprobar la mayoría de ellas.

Nuestra Tía Elvira murió el 5 de Septiembre del presente año a la edad de 92 años, y hasta unos días antes de su sentido fallecimiento, conservó una espléndida lucidez.

A ella queremos dedicar este trabajo con todo nuestro cariño y respeto. A su interés y empeño por conservar y difundir esos conocimientos e historias familiares dejándonoslo como su gran legado.

Nos apena mucho no haber podido concluir estos apuntes antes de su muerte, pero creemos que de alguna manera ella lo disfrutará como nosotros disfrutamos siempre todos sus cuentos.

 

Agradecimiento

Queremos darle las gracias a los tantos parientes y amigos que nos aportaron datos, fotos, documentos e información sin cuya contribución este trabajo hubiese sido más arduo. A todos muchas gracias.

De una manera especial queremos mencionar la contribución del Dr. Rafael José Arthur Nouel, primo y hermano nuestro, que con su interés y paciencia fue el primero en encontrar y dar a conocer las copias de las actas de nacimiento y bautizo de nuestro abuelo Arturo.

 

Introducción

Augusta Arthur es la persona que encabeza la pirámide de la familia Arthur en esta isla de Santo Domingo, de la cual nosotros somos descendientes directos. Hasta ahora es muy poco lo que sabemos de ella, esperamos que en un futuro no muy lejano podamos develar los misterios que envuelven su paso por esta vida.

La historia de como Augusta Arthur llegó al poblado de Puerto Plata a mediados del siglo pasado, la conocemos por vía de una fuerte tradición oral relatada por nuestras tías del lado paterno, a los que como nosotros integramos esta plataforma generacional. La preservación de esta historia familiar la debemos en mayor medida a la longevidad y buena memoria de una de esas tías, que es un miembro muy querido por todos en nuestra familia. La expondremos tal y como esta última nos la ha contado repetidas veces a petición nuestra como si fuera un cuento de personajes imaginarios. Aunque por el estudio de los hechos, la investigación y los datos encontrados hemos llegado, en algunos casos, a conclusiones diferentes.

"Augusta Arthur era una joven trigueña con una larga y castaña cabellera perteneciente a una familia inglesa que vivía en Nassau, y cuando tenía aproximadamente dieciocho años su padre la ofreció en matrimonio a su amigo, un señor también de origen inglés, sin saber ellos que ella tenía una relación amorosa con un marinero venezolano llamado Luis Lara. Los padres la casaron como lo habían previsto, pero cuando llegó el momento de la pareja recién casada irse para Inglaterra, ella se fuga con su novio en una goleta con rumbo desconocido, en la travesía Augusta confronta problemas de fuertes mareos por lo que Luis decide bajarse en el próximo puerto de la ruta que es en el poblado de Puerto Plata. Allí con la ayuda de José Arzeno, que en ese entonces poseía un almacén de provisiones, Luis consigue establecerse como un importador de maderas y de otros artículos utilizados esencialmente en la construcción".

"Compró una pequeña casa frente al hoy parque Luperón, próxima a la esquina en diagonal con la Iglesia Anglicana, donde formaron residencia".

"Los meses pasaron y lo que fueron mareos en la goleta parece que eran los signos del estado de recién embarazo de Augusta; y el 29 de octubre de 1868 alumbró una criatura varón que llamó Adolfo Arturo. Sus padrinos fueron José Arzeno y su esposa Carmen Abreu. La partera que asistió a Augusta lo fue la Sra. Mariana Hall; su hija, Belica, enfermera graduada en los Estados Unidos de América, relataba que su madre le contó que Augusta era muy joven cuando tuvo su niño y que se hacía unas preciosas trenzas con su larga cabellera que alcanzaban el suelo al sentarse en una mecedora y su gatito se entretenía jugando con ellas".

"A los pocos meses de haber nacido Arturo, Luis se embarca en un viaje a las Islas Canarias en busca de nuevas mercancías del cual nunca regresó; se dice que el barco naufragó y que él junto con todos los pasajeros murió. Antes de Luis desaparecer le había comentado a su compadre José que <Arturo era muy blanco y colorado para ser hijo de él>, poniendo en duda con esas palabras su paternidad".

"Al Augusta conocer la noticia de la muerte de su compañero, cayó en un estado depresivo del cual nunca salió. Entregó su hijo al compadre José para que se lo criara, pidiéndole que no le cambiara su apellido. Para ella sobrevivir económicamente, además de la ayuda recibida de sus compadres, hacía dulces para vender".

"Al cabo de unos años Augusta se enfermó y José decidió escribirles a sus padres para decirles lo que acontecía, el padre negó toda ayuda, dijo que no la perdonaba por lo que había hecho, pero la madre envió a su otra hija llamada Mariana para que la cuidara. Augusta murió de tuberculosis cuando Arturo apenas tenía unos cinco años de edad".

Del padre de nuestro abuelo no se sabe prácticamente nada a ciencia cierta. De su madre sabemos algunas cosas, como hemos visto, entre la verdad y la nube de la tradición oral familiar. Lo que contaban en la familia ya lo dijimos, ahora hablaremos de lo que hemos encontrado en diferentes fuentes oficiales. Augusta Arthur la encontramos por primera vez al ser mencionada como Augusta Stud en el documento de declaración de nacimiento del niño Rodolfo Arturo, acta #45 del 13 de febrero de 1869 ante el Juez Civil por José Arzeno, padrino, y Lizette Felizaec, madrina; en dicha acta se dice que había tenido un hijo natural el 29 de octubre de 1868. Ese mismo día también aparece mencionada como madre de Rodolfo Arturo en el acta de bautismo #1678 de la Iglesia de San Felipe de Puerto Plata. La volvemos a encontrar otra vez en el censo de Puerto Plata del 1871 como Agustina Arturo, con 18 años, inglesa, casada, lavandera viviendo en la calle Comercio #51. Y por último, la encontramos de nuevo en un documento de declaración de nacimiento del niño José María, acta #118 del 16 de marzo de 1872 ante el Juez Civil por José Antonio Hernández, declarante.

Los padres adoptivos de abuelo Arturo fueron, su padrino, José Arzeno y Carmen Abreu Imbert. José Arzeno era a su vez hijo adoptivo de los esposos, Sebastián Arzeno, italiano, y María del Carmen Rodríguez; y Carmen Abreu Imbert era la hija menor de los esposos, José Abreu Abreu y Ana Imbert Del Monte, ésta última la hija mayor del general José María Imbert Du Plessis, héroe de la Batalla del 30 de marzo y María Francisca Del Monte.

José Arzeno estaba soltero cuando apadrinó a nuestro abuelo, se casó ese mismo año el 28 de septiembre de 1869 junto con su amigo Hipólito Bartolomé Amadé Pierret Pou, con las hermanas Abreu-Imbert, José con Carmen e Hipólito con Honorina, formándose de esta manera las familias Arzeno-Abreu y Pierret-Abreu.

Sobre este doble matrimonio existe su historia y es la siguiente: ¨Mamita (Ana Imbert), era una activista política a favor del Partido Azul, su hermano Segundo Imbert estaba desterrado en vista de que había sido del Estado Mayor de Gregorio Luperón, la noche del 27 de septiembre le fueron a avisar que al otro día sería deportada del país, por lo cual llamó a Hipólito y a José que eran los novios de Honoria y Carmen y les dijo que o se casaban con ellas inmediatamente o ella tendría que llevarse a sus hijas, ellos respondieron que si, y al día siguiente se casaron los dos en una misma ceremonia; Mamita no fue deportada sino hasta el 13 de octubre en una goleta con destino a Venezuela. En ruta a su destierro, la travesía fue interrumpida por el asalto del pirata Cofresí, quedando Mamita despojada de unas pocas prendas que llevaba.¨

Papaché y Mamá Carmita como se le llamaba familiarmente a los esposos Arzeno-Abreu, tuvieron once hijos, la primera fue María Aminta, que casó con Alphonse Louis Eugene Dubús Grillón; luego fue Luis Sebastián, que casó con Christian Hilda Heinsen Pickwood; luego fue Máximo José, que casó con Celia Gómez Pelegrín; luego fue Carmen Celia, que casó con Carlos Enrique Loinaz Henry; luego fue José, que murió de dos meses; luego fue Rafael, que casó con María Eusebia Martínez; luego fue Luisa Mercedes, que murió de dos meses; luego fue Gloria María, que murió de dos años; luego fue Gloria, que casó con David León; luego fue Luisa Matilde, que casó con Fred William Kennedy; y por último Ana Sofía, que casó con Rafael Ortiz Arzeno.

Aparentemente nuestro abuelo llegó a la familia Arzeno-Abreu antes de que ellos tuvieran sus propios hijos y mantuvo el lugar de hijo mayor de la familia hasta su muerte, aunque según sabemos que no fue con el agrado de todos sus "hermanos".

Hay dos anécdotas importantes que revelan la relación de cariño alcanzada entre nuestro abuelo y sus padres adoptivos: una de ellas ocurrió después de la muerte de José Arzeno, una parte de los hijos le pidieron a Mamá Carmita que repartiera la herencia de su padre, ella accedió y dijo que buscaran a un Notario para realizar tal fin, ya todos en presencia del jurisconsulto Mamá Carmita le pidió que dividiera la parte de su esposo entre todos sus hijos incluyendo a Arturo, a lo que dos o tres de ellos se opusieron diciendo "Arturo no es nuestro hermano, no tiene por que tocarle de la herencia de nuestro padre", Mamacarmita indignada le dijo al Notario "esta bien, la parte de mi esposo usted la va a dividir entre mis hijos sin contar a Arturo, pero de la parte que me corresponde, usted le va a dar a Arturo una parte igual a la que le han tocado a mis hijos". La otra ocurrió al Mamacarmita recibir la noticia de la muerte de abuelo, en ese entonces ella estaba pasándose unos días de vacaciones en San Juan de Puerto Rico donde su hija, Ana Sofía casada con Rafael Ortiz, al enterarse dijo: "que no tenía sentido regresar a Puerto Plata sin Arturo"; a los cinco meses después de la muerte de abuelo cuando se hacían los preparativos para ella regresar a Puerto Plata, donde estaba su residencia y donde vivían la mayoría de sus hijos biológicos, le llegó la muerte en San Juan, sus restos mortales fueron traídos y enterrados junto a los de su esposo en el Cementerio Municipal de Puerto Plata.

Poco se sabe de los primeros años de abuelo. No se sabe exactamente a que edad entró en la familia de Papaché y Mamá Carmita, se dice que fue de meses, pero de lo que estamos seguro es que para el año de 1871 ya estaba viviendo junto con ellos.

En el documento del Censo de Puerto Plata de 1871, lo encontramos como Adolfo Lara, de 2 años, viviendo en la calle Comercio #5 junto a José Arzeno, Carmen Abreu, Ana Imbert, mamá de Carmen, y Francisca Delmonte, mamá de Ana; en el Censo de 1875, lo encontramos como Arturo Arzeno, de 6 años, escolar, viviendo en la calle Cibao #23, junto a José Arzeno, Carmen Abreu, y sus hijos Aminta, Luis y Máximo Arzeno, además de María Arzeno y otras seis personas más que aparentemente eran trabajadores de la casa; en el Censo de 1879, lo encontramos como Arturo Astoor, de 10 años, viviendo el la calle del Cibao #23, junto a José Arzeno, Carmen Abreu, y sus hijos Aminta, Luis, Máximo y Celia Arzeno, además de María Arzeno y otras dos personas más.

Papaché y Mamá Carmita se preocuparon de dárle a abuelo una buena educación, lo llevaron al Chappaqua Mountain Institute, en la pequeña ciudad de Chappaqua en el condado de Weschester, estado de New York, USA., conformada por una población Cuaquera.

Unos años después de su retorno a su ciudad natal, el 10 de octubre de 1896, abuelo se casa con su "prima-hermana", María Emilia Pierret Abreu, hija de Hipólito y Honorina, la que conocía, como es lógico, desde que eran pequeños.

Nuestros abuelos tuvieron una larga familia que estuvo compuesta de los siguientes miembros:

  1. Arturo Emilio. Nació en Puerto Plata, el día 15 de septiembre de 1897, miércoles a las 3:50 de la mañana. Fue bautizado en la Parroquia de San Felipe, el día 24 de octubre de 1897, domingo a las 4:00 de la tarde, y fueron sus padrinos Hipólito Pierret y Carmen Abreu de Arzeno.
  2. Augusto. Nació en Puerto Plata, el día 7 de septiembre de 1898, miércoles a las 8:20 de la mañana. Fue bautizado en la Parroquia de San Felipe, el día 5 de mayo de 1899, domingo a las 4:30 de la tarde, y fueron sus padrinos José Arzeno y Honorina Abreu de Pierret.
  3. Ana Mercedes. Nació en Puerto Plata, el día 16 de diciembre de 1899, sábado a las 12:40 de la tarde. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 8 de julio de 1900, domingo a las 9:00 de la mañana, y fueron sus padrinos Francisco Pierret y Ana Imbert Vda. Abreu.
  4. Héctor. Nació en Puerto Plata, el día 14 de enero de 1902, martes a las 5:20 de la tarde. Fue bautizado en la Parroquia de San Felipe, el día 26 de marzo de 1902, miércoles a las 3:30 de la tarde, y fueron sus padrinos José María Pierret y Aminta Arzeno de Dubús.
  5. Dora Matilde. Nació en Puerto Plata, el día 12 de octubre de 1903, lunes a las 2:30 de la tarde. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 19 de marzo de 1904, domingo a las 10:00 de la mañana, y fueron sus padrinos Máximo José Arzeno y Aminta Pierret.
  6. María Emma. Nació en Puerto Plata, el día 10 de junio de 1905, sábado a las 10:00 de la noche. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 18 de febrero de 1906, domingo, y fueron sus padrinos Luis Sebastián Arzeno y Ana Sofia Arzeno.
  7. Elvira María. Nació en Puerto Plata, el día 21 de noviembre de 1906, a las 8:00 de la mañana. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 6 de junio de 1908, sábado a las 10:00 de la mañana, y fueron sus padrinos Rafael Pierret y Honorina Abreu Vda. Pierret.
  8. Carmen Esther. Nació en Puerto Plata, el día 8 de octubre de 1908, jueves a las 2:00 de la mañana. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 29 de mayo de 1909, sábado a las 1:00 de la tarde, y fueron sus padrinos Fernando Pierret y Honorina Abreu Vda. Pierret.
  9. Delisa. Nació en Puerto Plata, el día 16 de marzo de 1910. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 15 de octubre de 1910, y fueron sus padrinos Alfonso Dubús y Altagracia Flores.
  10. Virginia. Nació en Puerto Plata, el día 14 de noviembre de 1911, martes. Fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, el día 22 de noviembre de 1913, y fueron sus padrinos José Brugal y Altagracia Pierret de Brugal.
  11. Rafael José. Nació en Puerto Plata, el día 12 de abril de 1913, sábado a la 1:00. Fue bautizado en la Parroquia de San Felipe, el día 22 de noviembre de 1913, y fueron sus padrinos Arturo Emilio Arthur y Alicia Pierret.

Abuelo trabajó siempre en los negocios de José Arzeno, y a la muerte de este, estuvo al frente de los mismos, representando a Carmen Abreu, hasta que la muerte se le presentó, muriendo el 23 de enero de 1928 y siendo enterrado al día siguiente, con apenas 59 años de edad. Abuela lo sobrevivió unos 16 años, muriendo el 24 de abril de 1944.

Falta mucho por conocer todavía de nuestros orígenes, esperamos que otros miembros de la familia se interesen por investigar estos hechos y juntos logremos encontrar la verdadera historia de los hechos. Exhortamos a todos ustedes para que con entusiasmo e interés completen estos apuntes genealógicos que nosotros ofrecemos como un punto de partida rogando la retro-alimentación de cada familia de modo de poder corregir los múltiples errores involuntarios en los que posiblemente hemos incurrido.

Agradecemos a todos Uds. que han venido a acompañarnos y a honrarnos con su presencia, muchísimas gracias.

Los Autores